análisis

1artículo encontrado

Dar la espalda al público.

Dar la espalda al público.

El público es soberano, el público manda. La persona que paga la entrada con una porción de su sueldo a cambio de un rato de ocio es quien tiene el poder. Es por eso que todo escritor debe ser también un poco productor, porque ¿de qué sirve escribir algo que nadie va a disfrutar? Y no podía haber elegido una palabra mejor, DISFRUTAR.